sábado, 18 de noviembre de 2017

BURDA PATRAÑA



                        De “burda patraña” ha calificado Moncloa la acusación de Marta Rovira, la nueva lideresa de ERC, de que el Estado y su Gobierno “amenazó con muertos en las calles” si no se paraba el “procés”, y me temo que Moncloa ha sido demasiado benevolente en la calificación, al ser bastante más ajustado a la realidad el calificativo de “tendenciosa calumnia” si hacemos uso de una mayor precisión en el lenguaje. En efecto, la indecente e intolerable acusación de Rovira excede los términos “burda” (“que está hecha con poco cuidado o delicadeza y resulta mal terminada, imperfecta o tosca”) y “patraña” (“mentira o falsedad grande o complicada que se dice o se cuenta a alguien”) y se aproxima más bien, juzguen ustedes, a los términos “tendenciosa” (“que muestra parcialidad y manifiesta o implica tendencia hacia un fin determinado”) y “calumnia” (“acusación o imputación falsa hecha contra alguien con la intención de causarle daño o perjudicarle”). Es hora pues, ante los graves ataques que sufre nuestro Estado de Derecho, de llamar a las cosas por su nombre, sin gratuitas benevolencias, si queremos afrontar el futuro democrático de España, incluida Cataluña, con cierta esperanza y, para ello, hay que exigir siempre las más altas cotas de responsabilidad a nuestros políticos, tanto en sus hechos como en sus declaraciones, por lo que Marta Rovira debe demostrar la veracidad de su grave acusación con pruebas fehacientes o desmentirlas inmediatamente. Como ciudadanos se lo debiéramos exigir todos, al margen de la ideología que cada uno tengamos, y los partidos políticos, al margen de sus programas y expectativas, debieran hacer lo propio unánimemente. Sin embargo, lamentablemente, la grave acusación de Marta, con la que inicia su radical campaña electoral, sólo ha indignado, aunque no es poco, al Gobierno y al PP, al PSOE y a Ciudadanos, mientras que Unidos-Podemos guarda un cómplice silencio como el resto de partidos nacionalistas. Dice Pedro Sánchez sobre Marta Rovira que “es falso lo que dice y lo sabe”, Albert Rivera añade que “cuando parecía que no podían caer más bajo”, llega Marta Rovira para “mentir y hacer victimismo”, mientras que Pablo Iglesias hace mutis por el foro, pues, no en vano, ya acusaba en septiembre al Gobierno, tan gratuita y malévolamente como ahora hace Marta, de buscar “heridos” y “escenarios prebélicos” sin aportar prueba alguna al respecto. No basta pues con desenmascarar los indecentes bulos de semejantes personajes con el objetivo de poner en graves dificultades al Estado de Derecho y a su pertinente Gobierno democrático para favorecer sus objetivos totalitarios, se requiere además exigirles políticamente que demuestren fehacientemente la veracidad de sus irresponsables acusaciones, incluso por vía judicial si fuese viable y preciso, para que la ciudadanía entienda que en política no todo vale. Si Marta tiene pruebas de que el Estado amenazó al Govern con poner muertos en las calles, que las aporte y, si no las tiene, que retire inmediatamente sus acusaciones o deje la política para siempre, pues con políticos así no vamos a ninguna parte.
            Entretanto, gracias a estos peligrosos personajes, España, uno de los Estados más garantistas y en el que se disfrutan las mayores cotas de libertad y de derechos, ha de pasar por la afrenta de que la Fiscalía belga, ante la comparecencia judicial de Puigdemont en Bélgica, remita 24 preguntas a la juez Lamela sobre el respeto a los derechos humanos en nuestro país, generando un lógico malestar en la Audiencia, que recuerda que una OEDE (Orden Europea de Detención y Entrega) se basa en el principio de “confianza mutua” entre los Estados de la UE. En efecto, aprovechando los bulos y difamaciones de los totalitarios independentistas para desprestigiar España en el exterior, la Fiscalía belga se permite hacer preguntas como en qué cárcel quedarían encerrados los prófugos, como si la comida es suficiente y de buena calidad, como si pueden haber episodios de violencia en la prisión….y cosas por el estilo, antes de decidir sobre el destino de Puigdemont, al que tratan como un prófugo “vip”, y sus compañeros de fuga por la “calidad de los implicados”; tal es el daño hecho a la imagen de España (mientras en las cárceles españolas, salvo la lógica privación de libertad, se vive cómodamente y se disfruta de todo tipo de servicios y garantías posibles) a causa, según la Vicepresidenta Santamaría, de que “los independentistas se han creado su realidad paralela”, al extremo de que “ni siquiera con De Juana Chaos nos han pedido tantas garantías”. No obstante, tras su declaración, la Fiscalía belga pide que Puigdemont, quien volverá a comparecer el cuatro de diciembre, sea devuelto a España y apoya extraditarlo por rebelión, para que se le juzgue además por sedición, malversación y desobediencia, señalando una “coalición de funcionarios” del Govern, quedando a la espera de lo que el Tribunal pueda decidir a principios de diciembre. Y mientras el PDeCAT quiere a toda costa que el prófugo presida la Generalitat aunque pierda el 21-D (con permiso obviamente de Marta Rovira y ERC, que, según los sondeos le ganará en las urnas), se publica que Puigdemont recibió la visita en Bruselas de dos altos cargos de la Generalitat en ejercicio, quienes no han sido cesados tras el 155, mientras Rajoy se reúne con el primer ministro belga, quien afirma que el asunto de Puigdemont es de índole judicial.
Por otra parte, el PSOE pide explicaciones por los ciberataques en Cataluña, mientras el Gobierno de Rusia advierte de que las acusaciones de injerencia pueden complicar las relaciones con España, que refuerza la seguridad ante dichos ciberataques rusos (el Gobierno español aumenta un 23% la plantilla del Instituto de Ciberseguridad), mientras la TV de Putin promociona los separatismos y Puigdemont en una entrevista televisiva afirma que su único objetivo tras el 21-D seguirá siendo lograr la independencia de Cataluña (si lo quiere hacer dentro de la legalidad nada que objetar). Y mientras se conoce que la Generalitat destruyó pruebas durante el operativo policial del 20-S, continúa el “duro exilio” del expresident y sus prófugos colegas, disfrutando en Lovaina de una cena con su anfitrión, el político flamenco Lorin Parys, mientras en España Junqueras y compañía siguen en prisión por los delitos que se les imputan, pasándole a Marta Rovira el testigo para seguir engañando a la gente de buena fe con la citada tendenciosa calumnia, para Moncloa, una simple “burda patraña”.
En cuanto se refiere a otros asuntos cabe citar que las empresas del Ibex superan la economía de crisis tras ganar un 18% más; que el Gobierno quiere encarecer el despido del trabajo temporal, proponiendo a los sindicatos y empresarios elevar la indemnización de 12 hasta 20 días por año trabajado para frenar el abuso en las contrataciones; que Montoro bajará el IRPF a los contribuyentes “de cierta edad” en 2018, incluyendo Hacienda una “prima fiscal” en los próximos Presupuestos en cuanto el PNV les dé el visto bueno; que el Supremo sentencia que retuitear un mensaje delictivo es también un delito, al confirmar una condena por difundir mensajes de apoyo a ETA al poder ser apología del terrorismo; que el empresario clave del “caso Púnica” dice que “Granados me pidió quemar tres carros del Carrefour con documentos”, acusándole así de pedirle destruir pruebas; que la Justicia frena el “trilerismo financiero” de Carmena al fallar el Tribunal Superior de Justicia de Madrid a favor de “suspender cautelarmente” la ejecución de unos créditos por 274 millones de euros, aprobados por el Ayuntamiento, con los que pensaba sortear la exigencia de Hacienda de controlar el gasto; que el CNI admite que tuvo contactos con el cerebro del atentado yihadista de Barcelona, el imán de Ripoll, con quien se entrevistó en la cárcel; y que el nicaragüense Sergio Ramírez, es galardonado con el Premio Cervantes y afirma “subo al pedestal de los héroes literarios que más admiro” y que “cuando uno no es Quijote es Sancho”.    
Y del exterior cabe destacar que Europa lanza medidas para reparar el daño de la crisis, por lo que los Veintiocho aprueban un catálogo con 20 nuevos derechos sociales, iniciativa que pretende frenar el ascenso del populismo en el Continente; que un cuadro de Leonardo da Vinci, el “Salvator Mundi”, jamás subastado, se subasta y se vende por 450 millones de dólares, convirtiéndose en la pintura más cara jamás vendida; que la financiación para el cambio climático impide la negociación, por lo que los Gobiernos dejan para 2018 lo más duro del Acuerdo de París; y que el opositor Antonio Ledezma, ex alcalde de Caracas, escapa de Venezuela y, tras burlar al chavismo esquivando 29 controles, pasa a Colombia por el Puente Simón Bolívar, con la intención de llegar a España, tras haber pasado los últimos mil días encerrado por Maduro, primero en la cárcel y después en arresto domiciliario.  
Jorge Cremades Sena

jueves, 16 de noviembre de 2017

INDEPENDENCIA COMO CHANTAJE



                        Ahora resulta que, como si se tratara de un inocente e irresponsable juego de niños, la declaración unilateral de independencia no iba en serio y simplemente se trataba de un chantaje para poner en un brete al Gobierno de Rajoy y, ¡cómo no!, al Estado de Derecho, pues, según Junqueras en carta dirigida desde la cárcel de Estremera a los militantes de ERC, el Govern cometió errores de bulto como no haber previsto la “represión” que el Estado aplicaría contra Cataluña, pues “ingenuos, creímos que el Estado nunca no se atrevería a aplicar estos niveles de represión; o que la UE no permitiría que el gobierno del PP, en nombre de la unidad de España,  tolerase tantos golpes contra la ciudadanía”. Es decir, confundiendo “represión” con aplicación de la ley (no imaginaban que se llegaría a aplicar el 155) y confiando que la UE admitiese romper la unidad de España de forma ilegal, los líderes independentistas reconocen ahora que la declaración de independencia, “simbólica” para algunos, era totalmente inviable y por tanto no iba en serio ya que en el fondo era un mero chantaje para que el Gobierno de España cediera antes de atreverse a poner en marcha todos los resortes constitucionales y legales que la Constitución y la Ley contempla para defender el Estado de Derecho. Ya ven, la declaración unilateral de independencia ni siquiera era un fin, sino un medio, un arma arrojadiza utilizada hasta las últimas consecuencias, para buscar la rendición del Estado de Derecho si a sus gobernantes les hubiera temblado el pulso, tal como preveían; y todo ello, sin importarles para nada todo el daño social, político y económico causado especialmente a los catalanes, pero también al resto de españoles, y a las instituciones democráticas, no sólo a las españolas sino también a las europeas, que han sido sometidas (y lo siguen siendo) a tensiones innecesarias en detrimento de su credibilidad, para perjuicio de todos. Ahora resulta, en definitiva, que la entelequia soberanista era una broma de mal gusto, de muy mal gusto, y una temeridad totalitaria inaceptable, que la edénica república ni siquiera era real en la quimérica mente de sus promotores y sólo era una trampa mortal para hacer proselitismo entre los ingenuos, que llevaban razón quienes decían (contra lo que éstos sostenían) que la idílica república, en caso de ser viable, quedaría fuera de la UE y del euro, apenas sería reconocida por nadie, se produciría una desbandada de empresas, incrementaría los niveles de desempleo y traería la ruina a los catalanes. No en vano, y valga de ejemplo, ya de entrada, la pésima gestión del cesado Govern, basada en todo para el “procés” y nada para los más desfavorecidos, mientras despilfarraba en embajadas inútiles y en gastos propagandísticos, dejaba tirados a discapacitados, víctimas de malos tratos, ancianos e inmigrantes que llevan un año sin cobrar los más de 152 millones en subvenciones que les prometió Puigdemont, quien ahora, fugado de la Justicia, vive de lujo en Bruselas a costa de quién sabe qué, mientras otros colegas de aventuras están en la cárcel esperando el momento de reconocer el fiasco provocado y arrepentirse del mismo para buscar atenuantes que posibiliten cierta benevolencia por parte de los tribunales ante los presuntos gravísimos delitos que han cometido.
            Y mientras el TS da el primer paso para asumir la causa del “procés”, aunque la Audiencia podría quedarse con la de Trapero, lo que abriría a Junqueras la “vía Forcadell” para que pueda hacer campaña (todo apunta a que el juez LLarena asumirá toda la causa del 1-O en próximos días y que los ex consellers podrán salir de prisión si reniegan a la independencia unilateral, como hizo la Presidenta del Parlament), se siguen conformando las candidaturas para el 21-D, sobre las que ya sabemos que Junqueras asume que no podrá ser “president” y lanza como sucesora a Marta Rovira, quien junto a él encabezará la lista de ERC por Barcelona, diciendo a los militantes en la carta enviada desde la cárcel, tras elogiarla sobremanera como idónea para el cargo, que “ya es hora de que una mujer esté al frente” de Catalunya, en tanto que Forcadell, que ha rechazado la lista del “president”, irá de número cuatro en la lista (tras Junqueras, Rovira y Romeva) después de haber declarado en el TS que renunciaba a la DUI y acataba la aplicación del 155. Además Junqueras se abre a un pacto con Ada Colau y Podemos, proponiendo sumarlos al bloque independentista tras el 21-D, mientras Sánchez promete que no pactará con los secesionistas tras las elecciones, aunque Iceta se resiste a romper con ellos y perder así una veintena de ayuntamientos clave (ya ven, prefiere que sean los de Colau y Podem quienes rompan con el PSC, como en Barcelona, tras usarlo como tonto útil). Por otro lado arranca la Comisión en el Congreso de los Diputados para actualizar el modelo autonómico, donde el PP aparca la reforma constitucional, desvinculando la comisión territorial de cualquier reforma de la Constitución, que, en todo caso, requeriría una muy amplia mayoría parlamentaria. 
            Entretanto destaca que un millar de empresas ya han sacado de Cataluña también su domicilio fiscal, dejando de tributar en Cataluña desde el 1-O; que dos mossos de vacaciones escoltan a Puigdemont en su estancia de lujo en Bruselas, por lo que se enfrentan a una posible expulsión de hasta seis años por dañar la imagen y el prestigio del Cuerpo; que el PP lleva al Congreso reforzar el control del Estado en las escuelas de Cataluña ante el manifiesto adoctrinamiento; que el Rey, junto a Rajoy, intenta salvar la Agencia del Mediterráneo para Barcelona, tratando de convencer a la UE de que optar por la candidatura española ayudará a frenar el avance del nacionalismo; que el ideólogo del “procés” cerró con Puigdemont su encuentro con Assange dos días antes, afirmando Oriol Soler que se vio con el ex President para tratar temas “logísticos”; que investigan si la Generalitat financió el apoyo del activista con fondos de ANC y Omnium; y que los mossos de Trapero escoltaron a soberanistas para obstaculizar investigaciones en curso.
            En cuanto a otros asuntos se refiere cabe citar que se generaliza una alarma histórica por la prolongación de la sequía en España; que AENA pone en marcha la mayor operación inmobiliaria de España, pues Fomento aprueba un plan de comercialización de 2.000 hectáreas de terrenos anejos a los aeropuertos; que Rosa Montero se convierte en la quinta escritora que gana el Nacional de las Letras Españolas; que Juan Luis Cebrián, Presidente del Grupo PRISA, dice que “hay que preservar la autonomía de los medios” y propone a Manuel Polanco al frente del Grupo, en tanto que la Junta General de accionistas aprueba una ampliación de capital de 450 millones; que Carmena obedece finalmente a Montoro en el presupuesto; y que el PP va a juicio por destruir los discos duros de Bárcenas, por lo que la tesorera popular comparecerá en el “caso Bárcenas” porque “ordenó o permitió” la destrucción de ordenadores.
            Y en el exterior cabe destacar que Wikileaks dio consejos al hijo de Trump para la campaña presidencial; que Theresa May acusa a Rusia de interferir en las democracias occidentales; que Venezuela deja de pagar a sus acreedores y se sitúa al borde de la quiebra, mientras la producción de crudo del país cae a su nivel más bajo en 30 años y Maduro renegocia el pago de 150.000 millones para evitar dicha quiebra; que Europa sustituye a Trump en la guerra al cambio climático, por lo que Merkel y  Macron ofrecen en la Cumbre de Bonn que la UE asuma parte de la financiación que ha abandonado EEUU, mientras la conferencia busca transparencia en el control de emisiones; que los supervivientes del terremoto en la frontera de Irán-Irak se lamentan de que “ayer teníamos todo para ser felices, hoy sólo la calle” mientras aguardan al raso la ayuda en la ciudad iraní más devastada por los temblores, Sarpol-e-Zahab, y los muertos ya ascienden a 530 personas y los heridos superan los 7.400; y que el Ejército de Zimbabue toma el control del país y asume el poder para evitar que a Mugabe le releve su mujer, un golpe al dictador que está en arresto domiciliario junto a Grace, su esposa, a quien había apuntado para sucederle en el cargo tras ostentar el poder durante 37 años.
Jorge Cremades Sena

martes, 14 de noviembre de 2017

PSC, DE USAR Y TIRAR



                        Antes o después los ciudadanos españoles, incluidos los catalanes, deberían pedir responsabilidades en las urnas a aquellos partidos políticos que frívolamente han jugado con el esperpéntico “procés” independentista sin oponerse con rotundidad a su antidemocrático desarrollo hasta llevar a Cataluña al borde del abismo y a España al borde del descrédito internacional como país. En efecto, entre quienes crearon irresponsablemente el totalitario “procés” (máximos y casi únicos responsables del desaguisado y de los descomunales daños causados) y quienes lo rechazaron contundentemente desde el principio (sólo responsables en la medida de sus posibilidades de no haber actuado antes y mejor para atajarlo) se han dado determinadas posiciones más o  menos ambiguas que, en definitiva, han generado confusiones e incertidumbres en la ciudadanía, que podrían haberse evitado sin lugar a dudas, hasta que al final la realidad y la temeridad de los soberanistas totalitarios, proclamando ilegítima e ilegalmente la república catalana, ha puesto a cada uno en su lugar al no caber ya más términos medios: o estás a favor de la democracia y de la legalidad o a favor del totalitarismo y de la ilegalidad. Y así las cosas quedan finalmente ubicados en el primer grupo, para que nadie tenga dudas y obre en consecuencia, Ciudadanos, PP y PSOE (partidos de ámbito nacional español), mientras en el segundo grupo estarían ERC, PDeCAT y la CUP (partidos de ámbito territorial catalán), quedando Unidos-Podemos y su conglomerado ideológico-territorial ubicado definitivamente en este segundo grupo desde el momento en que Pablo Iglesias liquidara Podem-Catalunya para entregárselo a Ada Colau y ésta se decantara inmediatamente sin disimulo alguno por las tesis soberanistas, algo que, salvo los necios, ya veían venir desde el principio. Es más, su cinismo demagógico llega al extremo de considerar al PSC como un instrumento de usar y tirar, rompiendo el pacto de gobierno en Barcelona con los socialistas catalanes, sin importarle dejar a la ciudad al borde de la parálisis y con el único objetivo de hacer pagar al PSC (y de paso al PSOE, que lo consiente), tras haberlo usado como tonto útil para gobernar el Ayuntamiento, sus ambigüedades calculadas respecto al independentismo (inicial rechazo al 155, la España plurinacional, el famoso diálogo, la solución política y no judicial…., entre otras perlas por el estilo) y, al efecto, la populista alcaldesa sacrifica Barcelona para captar el voto independentista, rompiendo su pacto con el PSC en víspera de la campaña y condena a la capital al desgobierno para el resto de legislatura, mientras se prepara para un pacto con los soberanistas tras el 21-D, sabiéndose clave para determinar si la Generalitat sigue en manos de los independentistas o no. Ya no cabe ninguna duda de ello, salvo que los votantes de Cataluña dieran un estrepitoso vuelco en las urnas, hoy por hoy poco probable. No estaría de más que el PSOE hiciera una profunda reflexión sobre pactos con indeseables compañeros de viaje y de forma valiente y decidida finiquitara aquellos que tiene acordados con ellos a lo largo y ancho de España, incluida Cataluña, pues, al final, no serán pocos quienes, haciendo bueno el refrán castellano, les pregunten “dime con quién andas y te diré quién eres”.
            No obstante, en el mundo independentista ya nadie sabe quién anda con quién en vísperas de iniciarse la campaña electoral del 21-D. Si se sabe que Oriol Soler, un ideólogo del secesionismo, visitó a Assange, el fundador de Wikileaks, en Londres el 9 de noviembre, siendo clave el activista en la difusión de los bulos de la maquinaria rusa. También se sabe que el Supremo reclamará antes de la campaña la causa contra los ex miembros del Govern, intuyéndose que si, como los miembros de la Mesa del Parlament, acatan el 155 y rechazan la DUI podrían quedar en libertad bajo fianza. Y también se sabe que la mili iba a ser obligatoria en la Cataluña independiente, ya que en el documento “La seguridad en la República” se planificaba la creación de un ejército, con una fuerza estimada entre 18.000 y 22.000 militares. Pero no se sabe quién irá con quién, programáticamente hablando, en las distintas listas soberanistas del 21-D ya que, entre todas ellas, sólo hay unanimidad en lo que se refiere al rechazo del 155 (aunque algunos líderes como Forcadell ya lo han acatado y otros esperan hacerlo) y el apoyo a la liberación de los presos (un asunto que está en manos de la Justicia), poca sustancia pues para ilustrar a los catalanes sobre qué programas concretos piensan aplicar en caso de que, con la inestimable ayuda de Ada Colau, vuelvan a formar Govern, aunque, visto lo actuado por el Govern cesado, no es necesario programar nada. Entretanto, lo cierto es que, la CUP también ignora y planta a Puigdemont y se presentará en solitario, forzando al ex President fugado a renunciar a su soñada lista aglutinadora de “president”, quien amortaja definitivamente a la hundida PDeCAT (la antigua CDC de Pujol, ¡menuda garantía!) y concurrirá a las elecciones autonómicas como Junts per Catalunya (al decaer por falta de unidad el último invento de Junts pel Sí), cuando lo más lógico sería, visto lo visto, que todos se presentaran bajo las siglas Separats pel caos. En efecto, el 21-D, de momento, desata la guerra en el independentismo, provocando que el PDeCAT renuncie a sus siglas, que para ERC y la CUP las elecciones ya no sean ilegales, que Colau se venda como solución, que Puigdemont y ERC aparquen la secesión de cara a las mismas, que Puigdemont, ERC y la CUP no se pongan de acuerdo para consensuar un programa, y que el ex President abogue incluso porque la independencia no sea requisito “sine qua non” para afrontar el futuro de Cataluña. Por su parte Rajoy presume sin complejos del 155 en Cataluña, donde llama a la mayoría silenciosa a “convertir su voz en voto” para devolver la tranquilidad a la sociedad y a la economía, mientras la inestabilidad, que ya ha causado demasiados estragos políticos, sociales y económicos, amenaza a 40.000 empleos en Cataluña.
            Mientras tanto, según Metroscopia, Ciudadanos disputa la victoria al PP y al PSOE ya que, en caso de celebrarse elecciones generales, el partido de Rivera empataría con los socialistas como segunda fuerza y Podemos se desploma: los resultados en intención de voto serían PP 26´1%, PSOE y Ciudadanos 22´7% cada uno de ellos, y Unidos-Podemos 14´7%.... pero, sólo son encuestas.
            En cuanto a otros asuntos se refiere cabe destacar que, como pruebas de los sobornos millonarios del Canal de Isabel II, Sobrino usó un falso contrato de asesoría para cobrar dos millones en Suiza; que el pacto educativo quiere acabar y poner fin a las “reválidas Wert”; que el adoctrinamiento lingüístico no es ajeno ni en Valencia ni en Baleares, al extremo de que un centro de Mallorca recurre a la mímica antes de hablar en castellano con alumnos con dificultades para hablar catalán; que el ex socio de Iglesias, Enrique Riobóo, reconoce en el Senado que Podemos habría recibido financiación de Irán y Venezuela, mientras Monedero se enfrenta al PP en la comisión senatorial y no aporta ningún dato nuevo sobre las cuentas del partido; que declara la joven denunciante de haber sido violada en los Sanfermines, mientras los acusados, conocidos como “La Manada”, niegan los hechos y sólo reconocen haberle robado el móvil; y que uno de cada cuatro jóvenes ve normal la violencia machista (¡menudo panorama!).
            Y en el exterior cabe destacar que la UE apoya a España contra los ciberataques en Cataluña, pues los ministros europeos de Exteriores y Defensa se comprometen a combatir la manipulación de la opinión pública a través de redes en territorio de Rusia y en el debate sobre la seguridad y la defensa de Europa, la mayoría de los 28 estrechan la cooperación militar, respondiendo el acuerdo a los retos del terrorismo y la seguridad en la red; que el FMI mejora cinco décimas la previsión de crecimiento para España que es el país de la OCDE que más ha reducido el paro el último año; que las emisiones de CO2 crecen de nuevo en 2017 y los expertos creen que “se está agotando” el tiempo para frenar el calentamiento; y que un seísmo de 7´3 grados en la montañosa frontera entre Irán e Irak deja al menos 430 muertos y 7.000 heridos.
            En cuanto se refiere al motociclismo Marc Márquez gana su cuarto mundial de Moto GP en Valencia y hace historia ya que ningún otro piloto iguala su palmarés con tan sólo 24 años de edad.
Jorge Cremades Sena

domingo, 12 de noviembre de 2017

SIN FORCADELL, PERO CON COLAU



                        Mientras el Gobierno confirma la injerencia rusa en Cataluña (medios del Kremlin utilizaron miles de cuentas de origen chavista) y mientras el Tribunal Supremo deja en libertad a la Presidenta del Parlament de Cataluña tras pagar la ANC la fianza impuesta por el juez, el soberanismo, desnortado y descabezado, protagoniza una multitudinaria concentración por la excarcelación de los líderes catalanes, para ellos “presos políticos”, que nadie reconoce como tales, por defender una inexistente república (“simbólica”, según Forcadell), cuando se trata simplemente de presuntos delincuentes en situación de prisión provisional preventiva (como sucede a otros tantos imputados) a la espera del posterior desarrollo procesal tras haber cometido presuntamente gravísimos delitos. Pero, como en el ADN del independentismo totalitario está la mentira y la demagogia, es inevitable este juego sucio de distorsionar la realidad para que la gente vea lo que no es y crea en la entelequia soberanista, apelando a irracionales argumentos sentimentaloides frente a razones objetivas, basadas en los hechos reales y no en visionarias realidades virtuales. Así, los independentistas totalitarios con medio Govern huido de la Justicia y el otro medio encarcelado, con los líderes de sus asociaciones sociales (ANC y Omnium) presos (lo que no ha impedido que en menos de doce horas los asambleístas hayan conseguido los 150.000 euros necesarios para dejar a Forcadell en libertad con cargos) y con la Mesa del Parlament libre de momento tras pagar, como su presidenta, las pertinentes fianzas, renunciar a la DUI y acatar la Legalidad constitucional, inician su campaña electoral con la citada concentración descabezada por circunstancias obvias (están fugados o presos) y con la ausencia de la renegada Forcadell, que, aunque nada más salir de prisión reivindicó la “soberanía nacional” catalana, deja en la estacada a los colegas manifestantes, entendiendo seguramente que, tras reconocer ante el juez el carácter “simbólico” de la proclamación de la república catalana en el Parlament y someterse acertadamente a la Legalidad Constitucional y, por tanto, a la aplicación del artículo 155, su presencia en la concentración estaba fuera de lugar por mera coherencia y además por los perjuicios que en el proceso judicial pudieran acarrearle. Y ante semejante vacío de liderazgos independentistas en la manifestación convocada por ANC y Omnium por la libertad de los falsos “presos políticos”, como siempre hay un roto para un descosido, la destacada ausencia de Forcadell es sustituida por Ada Colau, la alcaldesa de Barcelona, siempre dispuesta a echar una mano, cuando no las dos, a los soberanistas antidemocráticos en medio de sus manifiestas ambigüedades populistas. Una manifestación pues sin Forcadell, pero con Colau, que reunió a decenas de miles de personas, finalizando con la lectura de varios comunicados por parte de familiares de los dirigentes fugados o presos, alardeando de un victimismo deplorable, mientras el mundo político independentista anda a la gresca interna sobre las candidaturas para el 21-D.
            En efecto, liberada la renegada Forcadell tras el cheque independentista de la ANC (de la que fue presidenta entre 2012 y 2015), aunque abocada por el Supremo a sentarse en el banquillo por rebelión ya que su actuación “contiene el violento germen que arriesgaba expandirse”, los exconsellers encarcelados pretenden cambiar su estrategia para asumir lo que ya se conoce como “vía Forcadell” frente a la tozuda estrategia de “sostenella y no enmendalla” de los exconsellers fugados con Puigdemont a la cabeza y, al efecto, sopesan pedir declarar de nuevo ante la juez Lamela y acatar la Constitución, lo que supondría probablemente una revisión de las medidas cautelares. Y todo ello en plena confección de candidaturas autonómicas, no exentas de polémica, pues las pretensiones de Puigdemont de encabezar él mismo una lista unitaria, son rechazadas por Junqueras, con lo que ERC da un nuevo portazo a PDeCAT y a la lista única de Puigdemont, quien sabe perfectamente que la lista unitaria sería un balón de oxígeno para él mismo y los antiguos convergentes, claros perdedores, según los sondeos, frente a los de Esquerra, que prefieren presentar su propia candidatura con Junqueras a la cabeza, quien, en caso de ser excarcelado no podría hablar de la DUI en campaña; así ERC ignora al fugado Puigdemont y presenta listas lideradas por sus huidos y encarcelados, mientras se conoce que un jurista elaboró minuciosamente el plan de huida del ex President a Bruselas y nada sucedió de forma espontánea. Entretanto, según SigmaDos, Ciudadanos, PSC y PP conseguirían el 68% del voto procedente de la abstención el 21-D y, según Metroscopia, dos de cada tres habitantes de Cataluña consideran ahora imposible la secesión y la mayoría de catalanes apoya el adelanto de las elecciones. Lo cierto, y no son encuestas, es que las ventas de ropa por las marchas del “procés” caen más del 70%, sumándose el dato a la serie de ellos que evidencian el retroceso económico de Cataluña a causa de la crisis provocada por los independentistas.
            Y, mientras Iceta dice “no veo posible un frente común con PP y Ciudadanos”, Albert Rivera sostiene que “los constitucionalistas estamos obligados a sumar, la Historia no perdonaría otra cosa”, que “Cataluña debe recuperar la ley, la convivencia y la verdad”, que “un Estado que desapareció en Cataluña no aparece de nuevo en un cuarto de hora” y que “vemos esteladas en los colegios, pero para el Ministro de Educación no pasa nada”…. Pasan tantas cosas que o los demócratas se toman muy en serio la crisis catalana o estamos arreglados de cara al futuro. Quien lo tiene claro, según se publica, es el empresario Josep María Matamala con el que huyó Puigdemont a Bruselas y le acompaña a todas partes, pues es su antiguo socio y recibe miles de euros de subvenciones del Ayuntamiento de Gerona, sabe muy bien los beneficios de ser el mejor amigo del ex President y obviamente pensará que la independencia antidemocrática de Cataluña no es perniciosa para los catalanes, al menos, para algunos como él.
            En cuanto se refiere a otros asuntos cabe citar que el “evasor” Trías preside la comisión ética de su partido; que los fondos de inversión reclaman por las renovables 7.566 millones de euros; que España es el segundo país de la OCDE con mayor esperanza de vida; que muere a los 85 años de edad el genial humorista y artista Chiquito de la Calzada, que tanto nos hizo reír; y que Valentín Tejero, que salió de la cárcel en 2013 tras anularse la “doctrina Parot”, cumpliendo 21 años de los 63 de condena por asesinar a la niña de nueve años Olga Sangrador, volvió a prisión por abusar de otra menor….. ¡cómo para no apoyar la cadena perpetua revisable!.
            Y en el exterior, mientras Bruselas pide a Londres que fije en quince días la factura del Brexit (Reino Unido se irá de la UE el 29 de marzo de 2019), China y EEUU se enfrentan por su visión del comercio y Xi despide a Trump abriendo al exterior su sector financiero.
Jorge Cremades Sena