miércoles, 20 de septiembre de 2017

¡SEÑALÉMOSLOS!



                        Al más puro estilo nacional-socialista alemán señalando a los judíos, el independentismo totalitario catalán radicaliza el acoso a los “alcaldes de la ley” y, siguiendo el consejo de Puigdemont, la CUP, su entrañable socio en la aventura totalitaria del secesionismo, reparte carteles animando a coaccionar a los ediles de Lérida que, fieles a la legalidad democrática, se niegan a plegarse a las presiones, que no son pocas, pegando carteles con sus fotografías en el que indican “¡Señalémoslos!” sin reparo alguno simplemente porque defienden la Constitución y, por tanto, son enemigos del régimen fascista que pretenden imponer en Cataluña, por lo que hay que repudiarlos y amenazarlos públicamente por su condición de demócratas. Obviamente el PSC, Ciudadanos y PP, que son los partidos en que militan los que figuran fotográficamente en los intolerables e indecentes carteles, denuncian las amenazas y que les tratan “como a los judíos en la Alemania nazi”, mientras los señalados personalmente aguantan el chaparrón antidemocrático manifestando que “hay gente que tiene miedo a significarse; tenemos que dar la cara por ellos”, que les “recordó la peor época del País Vasco; les faltaba ponernos una diana” y que “la familia sufre, pero no puedo ceder; los intolerantes no pueden ganar”. Es el irrespirable ambiente que viven los demócratas en Cataluña, indigno en cualquier sociedad democrática, donde la CUP, la formación más descerebrada entre las que apoyan el totalitarismo, “señala” y acosa sin pudor alguno a los demócratas, con el beneplácito del Govern, mientras los Mossos incumplen la orden del fiscal contra el prohibido e ilegal referéndum e, ignorando las pistas facilitadas, se apartan de la investigación, mientras los manifestantes bloquean el acceso en la incautación a Unipost en Terrassa… la CUP, ya ven, está en su salsa anticapitalista y antisistema, regocijándose en los acosos callejeros y boicoteando los registros ordenados por los jueces. Entretanto, la Generalitat recluta empresarios para el 1-O a golpe de subvenciones (las compañías registradas por la Guardia Civil acumulan millones en adjudicaciones públicas), Hacienda decide controlar las tarjetas de crédito de los consejeros de la Generalitat, la insumisión de Junqueras pone en riesgo las nóminas de los funcionarios que habrá de pagar directamente Hacienda, y la Guardia Civil desmonta la logística electoral del ilegal referéndum requisando, no sin dificultades, los pertinentes documentos y objetos, obviamente clandestinos. Todo ello en una Cataluña que, en caso de independizarse, nacería, según cálculos de los expertos, con 180.000 millones de deuda y ni podría pagar las pensiones, pues en un solo año genera un agujero de casi 5.000 millones (la cuarta parte del déficit total de la Seguridad Social); menos aún si queda, como es obvio, fuera de la UE y enfrentada a una España que es el principal comprador de sus productos… Pero, ya ven, vendida esa supuesta República de Cataluña por los independentistas como el paraíso terrenal futuro, fuera de esta España democrática y descentralizada, nos recuerda a aquella vieja España vendida como “unidad de destino en lo universal”, en la que, curiosamente, los independentistas catalanes no lucharon con la suficiente energía apelando al “derecho a la autodeterminación” (camuflado hoy en el inexistente “derecho a decidir”), cuando precisamente entonces sí le hubiera sido reconocido internacionalmente al estar sometido el territorio catalán a un régimen dictatorial.
            Por todo ello, en este ambiente de acoso y derribo de la Democracia, es inexplicable que el grupo socialista en el Congreso de los Diputados se opusiera ayer a una proposición no de ley de Ciudadanos para apoyar al Gobierno en su lucha contra el secesionismo totalitario catalán, rompiendo así el consenso constitucionalista, visualizado en la práctica en Lérida. En efecto, el PSOE, por boca del mismísimo Pedro Sánchez y su Ejecutiva, había dejado de oponerse a la aplicación del artículo 155 de la Constitución, que además Rajoy no prevé activar antes del 1-O, y había retirado las inexplicables reticencias anteriores; además, mientras Podemos convocaba una asamblea de cargos públicos y llevaba definitivamente a toda España su campaña de apoyo al separatismo (junto a su estrategia de echar a Rajoy), el PSOE, ignorando la oferta podemita, mantenía firme su apoyo al Gobierno, suavizando su anterior rechazo a la suspensión de la autonomía catalana si fuese preciso para finiquitar el golpe de Estado de los independentistas. Y cuando el bloque constitucionalista PP, PSOE y Ciudadanos parecía un baluarte inexpugnable contra el secesionismo, cuando sus cargos y militantes en Cataluña son acosados por el totalitarismo independentista (salvo la mancha negra en Barcelona, donde los socialistas siguen apoyando a Colau a pesar del apoyo de ésta al 1-O), el PSOE vuelve a dar la espalda al Gobierno y a los jueces ante el intolerable desafío independentista, forzando, con su voto en contra en el Congreso de los Diputados que no salga adelante un explícito apoyo parlamentario a la estrategia del Gobierno para frenar el ilegal referéndum del 1-O, tras ser incapaces de pactar un texto con Ciudadanos, dando además el espectáculo de que cuatro de sus diputados, críticos con Sánchez, rompen la disciplina de voto y se abstienen en la votación, evidenciando la división de los socialistas cuando ya pensábamos que la recuperación de la cordura de Sánchez, tras conseguir de nuevo el liderazgo del partido, había finiquitado definitivamente los bochornosos episodios del pasado reciente. Y todo ello porque el grupo parlamentario socialista veía como oportunista (que quizá lo sea) la proposición de ley de Ciudadanos, quien no quería incluir, entre otras cosas, una enmienda con la recurrente coletilla socialista de que Rajoy debe “dialogar” con la Generalitat; razones que, en todo caso, son cuestiones menores en estos momentos de acoso y derribo al Estado de Derecho, pues al final, queda la imagen de que frente a PP y Ciudadanos, que apoyaron la proposición, un PSOE dividido la rechaza votando con Podemos y con los independentistas en el Parlamento. No en vano dirigentes socialistas han salido ya a explicar lo inexplicable, aclarando que el apoyo al Gobierno sigue, y hasta la mismísima Vicepresidenta del Gobierno minimiza lo acontecido, pero lo hecho, hecho está, y el siniestro mundo secesionista totalitario lo sabe.
            En cuanto se refiere a otros asuntos cabe destacar que Hacienda ofrece a los funcionarios una subida de sueldo de hasta el 7% en tres años; que Podemos impulsa que los menores puedan cambiar de sexo sin el permiso de sus padres; que el Presidente de Forum Filatélico dice ahora que se limitaba a comprar y vender sellos y que “no sabía de contabilidad” porque su experiencia era coleccionar sellos, cuando hace una década se destapó la estafa, que ahora se juzga, por la que dejó sin ahorros a 270.000 inversores; y que la corrupción también salpica a Puigdemont, pues Anticorrupción registra el Ayuntamiento de Girona por un presunto fraude millonario en el contrato municipal de agua en su etapa como alcalde, en la que el interventor le avisó de irregularidades en su gestión, lo que, conociendo su posterior apego a la legalidad, no causa extrañeza alguna, pues el caso es que se pretende esclarecer si cuando Puigdemont era alcalde se utilizó la empresa Agissa para financiar CDC desviando nada menos que 15 millones…y es que los tentáculos del famoso 3% son muy alargados.
            En cuanto a asuntos del exterior cabe citar que Ryanair cancela vuelos a casi 400.000 pasajeros por mala gestión, alegando la empresa irlandesa de bajo coste que “nos hemos liado con las vacaciones de los pilotos”, mientras su competidora Norwegian ficha a 180 de sus pilotos y la obliga a anular 2.000 vuelos; que Trump manifiesta “no veo resultados en la ONU para lo que se invierte” y saca adelante su plan de ajuste para el organismo, amenazando con la destrucción total de Corea del Norte e incluyendo a Irán en los ataques pronunciados; que el grupo radical Hamas devuelve a la Autoridad palestina el territorio de Gaza tras diez años de control evidenciando su fracaso; que un terremoto de 7´1 grados sacude con fuerza Méjico provocando una catástrofe humana y el colapso de decenas de edificios de la capital mejicana justo en el día que se cumplía el 32 aniversarios del gran seísmo de 1985, y dejando decenas de muertos; y que en Italia, movimientos como Casa Pound renuevan el discurso fascista, creciendo en un clima de crisis económica y migratoria y aspirando a entrar en el Parlamento, mientras Enrico Letta, el ex primer ministro italiano, manifiesta que “Europa es un espacio sin fronteras, pero siempre dentro de los marcos legales” (aviso a navegantes, tanto catalanes como italianos y al resto de grupos europeos que juegan al totalitarismo) y alerta de que la UE se encuentra ante su última oportunidad y de que la lucha antiterrorista debe ser su prioridad.
                                                Jorge Cremades Sena

lunes, 18 de septiembre de 2017

SIMULACRO DE DEMOCRACIA



                        Con toda la razón del mundo Pedro Sánchez, refiriéndose al simulacro de democracia que pretenden protagonizar los independentistas el 1-O, dice en la Fiesta de la Rosa en Gavá que a tan ilegal referéndum, obviamente prohibido, “lo llaman democracia y no lo es”, descalificándolo categóricamente al pretender celebrarlo “sin censo, con las urnas escondidas e imprimiendo papeletas en casa”, por lo que ante “la deriva de la ilegalidad” presta su apoyo al Gobierno de Rajoy para desenmascarar y evitar semejante locura. El líder socialista se sitúa así a la altura de un hombre de Estado en su nueva andadura, dejando atrás viejas aventuras con compañeros de viaje poco recomendables, aunque cabe el reproche de que el PSC mantenga su pacto con Ada Colau pese a criticarla por respaldar finalmente la ilegal consulta, anunciando que ella sí participará en la misma, tras liberarse de ser ella quien deba ceder locales municipales al responsabilizarse de tan arriesgada tarea la Consejera de Educación y, por tanto, ponerse a salvo de una posible inhabilitación. En efecto, Colau, apoyada por los socialistas en el Ayuntamiento de Barcelona, se abraza al secesionismo y, junto a Puigdemont, reciben a los 700 alcaldes secesionistas, contrastando con los alcaldes socialistas que por negarse a ceder locales están siendo insultados y amenazados por los independentistas, lo que por sí mismo aconsejaría romper acuerdos de gobernabilidad con ellos tajantemente. Durante tan entrañable acogida de alcaldes secesionistas por parte de la alcaldesa y el president, éste advierte de que “no subestimen la fuerza del pueblo de Cataluña” como si no fueran pueblo, en ese caso, los catalanes representados por alcaldes y concejales socialistas o esa mitad o más de catalanes que prefieren seguir siendo catalanes y españoles como sucede desde hace siglos y, por supuesto, detestan y condenan sin paliativos el aventurerismo totalitario de Puigdemont, Junqueras, Colau, Anna Gabriel y compañía. Entretanto, fieles a su credo común, Podemos se une a la CUP y ERC en un acto, celebrado en un teatro de Madrid, donde convocó a cientos de simpatizantes podemitas a las puertas del recinto (aun habiendo dentro butacas vacías) para que el diputado de ERC, Joan Tardá, saliera a hablar con un altavoz para dar sensación de que el auditorio estaba a rebosar y con su soez y amenazador verborrea arengarles acerca de la bonanza de su proyecto totalitario. En todo caso, con apoyo socialista o sin él, ya se especula con que Ada Colau abre la brecha entre Puigdemont y Junqueras ante el 1-O, pues el líder de ERC desconfía del President, entregado a la CUP, y ya prepara un pacto con los Comunes para después del ilegal referéndum, lo que, en todo caso, es más vendible al ser ERC y Podemos más afines ideológicamente que el actual pacto entre la izquierda republicana y la tradicional derecha nacionalista catalana de CDC, plagada de casos de corrupción y con proyectos sociales diametralmente opuestos ideológicamente. Y es que el mundo no acaba el 1-O, por lo que hay que prepararse para el día dos y posteriores.
            Y mientras Ada Colau y su partido deciden apoyar finalmente al referéndum, eso sí, salvando el pellejo y el sueldo de la alcaldesa, la Guardia Civil se incauta en una empresa barcelonesa de propaganda de la ilegal consulta, concretamente de 100.000 carteles, y la Generalitat ya no pagará la nómina a sus funcionarios, pues Hacienda se encargará de los salarios, controlará 1.400 millones de euros mensuales y exigirá un certificado al Govern para poder gastar los 250 restantes, quedándose así la Generalitat sin autonomía financiera, por lo que Junqueras, que se niega a enviar los justificantes de gasto al Estado, denuncia que se ha aplicado “el 155 por la puerta de atrás”. Además de la intervención por parte del Gobierno de todos los pagos de servicios básicos de la Generalitat, los bancos deberán revelar al fiscal los movimientos vinculados a la consulta, la policía suspende un acto del 1-O en Vitoria (se realizaba en un centro municipal de la capital vasca con la cupista Anna Gabriel como protagonista) y Exteriores moviliza a los embajadores contra la consulta ilegal de octubre. Por su parte Puigdemont y Colau piden por carta al Rey y a Rajoy negociar el referéndum, como si no supieran que ni el Jefe del Estado ni el Presidente del Gobierno tienen legitimidad para semejante ilegalidad que sólo puede cambiarse previa modificación de la Constitución si así lo decidiera el pueblo español, incluido el catalán, en su conjunto, combinando tan irrealizable petición con el grito de “no tenemos miedo” de los 700 alcaldes díscolos ante ellos, copiando el grito del pueblo de Barcelona ante los atentados terroristas. Y mientras las Fuerzas de Seguridad tienen ya la información necesaria para impedir el referéndum ilegal y un manifiesto de expertos constitucionalistas deja en evidencia las leyes del independentismo, el Fiscal General del Estado, José Manuel Maza, dice que “hay que ser prudentes, buscan una reacción desproporcionada”, Rajoy afirma que “nos van a obligar a llegar donde no queremos llegar” y el Ministro de Justicia, Catalá, garantiza que no habrá referéndum y concluye que “si son 700 alcaldes los que cometen un delito serán 700 los que irán a juicio”, pues, en definitiva, es lo que hay que hacer en cualquier Estado de Derecho con los presuntos delincuentes.
            Por otro lado, se especula con que el Govern llamará a las urnas para frenar las inhabilitaciones, mientras el Ejecutivo sopesa la aplicación definitiva del 155 para asumir competencias que restablezcan la normalidad institucional y financiera, teniendo presente que, ante hechos tan graves, habrá presuntas condenas que sólo podrán revertirse con indultos. Entretanto se evalúa que el sistema de pensiones de Cataluña tendría un agujero de 4.692 millones si fuese independiente, mientras se constata un éxodo silencioso de empresas pues 8.000 de ellas se fugan de Cataluña en diez años a causa del secesionismo y la elevada presión fiscal, que impulsan su traslado a otras comunidades, principalmente a Madrid, en tanto que Aragón ha acogido a 542 compañías desde 2008, situándose la mayoría de ellas en polígonos limítrofes de la franja. Pero la triste y cruda realidad, es que la campaña electoral del 1-O continúa a pesar de todo por parte del Govern, de los partidos independentistas y de las asociaciones civiles secesionistas, haciendo caso omiso de la Ley y la Justicia.
            En cuanto a otros asuntos cabe citar que un tribunal dividido salva a Ordóñez del juicio por Bankia, pues dos de los tres magistrados consideran que la “omisión” en la salida a Bolsa del ex gobernador del Banco de España no es un delito; que las mordidas del Canal de Isabel II se pactaron por contrato y uno de los presuntos cobradores, amigo de Ignacio González, ocultó miles de euros en un reloj de pared; que el PDeCAT forzará la salida de Artur Mas por el 3% con la sentencia del Palau ya que la nueva dirección del partido teme un fallo judicial duro y ya ha trasladado al ex president que dé un paso atrás y que se pida perdón por la corrupción de Convergencia; que Doñana prepara su recuperación tras el peor incendio sufrido en su historia, aunque la restauración rápida del parque dependerá de las lluvias de otoño; y que España es el país con más multas por incumplir normas de la UE.
            Y en el exterior destaca que el Eurogrupo enfría el plan de Juncker de ampliar la Eurozona y Dijsselbloem defiende “un proceso gradual y sin forzar a nadie”; que la UE copia en su informe sobre un herbicida tóxico párrafos del fabricante; que fracasa un atentado con bomba en el metro de Londres, dejando 29 heridos y provocando elevar a crítica la alerta, aunque tras la detención de dos sospechosos se vuelve a la situación anterior; que Corea del Norte lanza un misil capaz de llegar a la isla de Guam y reta a la ONU al sobrevolar Japón; que el ISIS pierde dos tercios de califato en Siria en sólo cuatro meses, con lo que el Ejército arrincona a los yihadista en zonas desérticas; que Hamás disuelve su Gobierno en Gaza y abre la vía a las elecciones; que la extrema derecha está a las puertas del Parlamento de Alemania y lo primero que hará, si gana, será iniciar una investigación contra Ángela Merkel, que al gobernar en gran coalición con los socialdemócratas, difuminando sus diferencias, ambos partidos reniegan de su alianza, mientras Alternativa para Alemania se perfila como tercera fuerza en los sondeos; y que unas 400.000 personas huyen del infierno en Myanmar, donde la ONU denuncia “una limpieza étnica de manual”, como es la dramática situación de los rohingya, quienes hacinados y hambrientos en espera de ayuda, se refugian en Bangladés, donde llegan famélicos y exhaustos, tras peripecias huyendo en barcos de las matanzas que sufren en su país.  
            En lo que se refiere a los deportes en baloncesto la Selección española derriba la muralla de la rusa y regala un bronce histórico a Navarro en su despedida con un recital especialmente de los Gasol; el oro del Eurobasket se lo lleva Eslovenia frente a Serbia. Y en la Liga de fútbol el Atlético de Madrid inaugura su nuevo estadio, Wanda Metropolitano, con asistencia del Rey, derrotando al Málaga, 1-0, con gol de Griezmann que pasará por ello a la historia por ser el primero en marcar en dicho estadio; por su parte el Real Madrid gana a la Real Sociedad, 1-3, en Anoeta, y el Barça hace lo propio en Getafe, 1-2, donde Dembelé se rompe un tendón y estará de baja hasta enero.
                                                Jorge Cremades Sena

viernes, 15 de septiembre de 2017

CATALUÑA, HACIA EL CAOS FINAL



                        Sin lugar a dudas el golpe de Estado protagonizado por el Govern de Cataluña nos conduce inevitablemente hacia el caos final de forma vertiginosa, pues, pase lo que pase el 1-O, se celebre o no el ilegal referéndum, la fractura social en Cataluña ya es inevitable, lo que obviamente tiene sus repercusiones en el resto de España. A los independentistas catalanes, acostumbrados a saltarse impunemente la ley sin que nadie apechugue después con sus responsabilidades, poco les importa ahora que el Fiscal haya citado como imputados, para que respondan ante la Justicia, a 712 alcaldes, dispuestos a ceder locales municipales para la ilegal consulta, con la orden de detención si desobedecen, ni las querellas interpuestas contra Forcadell, Junqueras o Puigdemont y demás miembros de su gobierno, pues desde hace años nadie ha parado su progresiva deriva totalitaria y ahora consideran que nadie podrá parar su golpe definitivo al Estado de Derecho. De entrada la CUP, fiel a su permanente desafío al Estado de Derecho, advierte de que sus alcaldes, apoyados incomprensiblemente por otras fuerzas políticas supuestamente democráticas y no antisistema como son ellos (nadie entendería estos apoyos si se tratara de totalitarios de la extrema derecha), no acudirán a la cita del Fiscal, mientras pone en marcha su campaña electoral de la ilegal consulta animando a la gente a votar “con una sonrisa revolucionaria”. Por su parte Ada Colau, por si algunos tenían alguna duda, sale de su indefinición y decide finalmente que en Barcelona sí se pondrán recintos municipales al servicio de la ilegal consulta, permitiendo a la Generalitat el control de los colegios y diciendo que ella sí irá a votar; es más, lo hace eludiendo su propia responsabilidad y poniendo a buen recaudo su suculento sueldo como alcaldesa, pues, tras pactar con la Generalitat, la Consejera de Enseñanza comunica a la alcaldesa que asume el control de 296 centros escolares desde ahora autoproclamándose como presidenta del Consorcio que gestiona las escuelas e institutos públicos en Barcelona, participado al 60% por la Generalitat y al 40% por el Ayuntamiento, con lo que Colau, aceptando dicha treta no asumiría en principio ninguna responsabilidad y además tiene la desfachatez de afirmar que así evita la cesión de espacios municipales (donde sí se pondrán urnas) “para no poner en riesgo la institución”, desautorizando descaradamente al PSC que la apoya como alcaldesa. Y, rematando la faena, mientras hasta el mismísimo Rosell indigna a la CEOE, la patronal que preside, diciendo que “hay espacios entre sumisión total e independencia”, el Gobierno de Cataluña se instala descaradamente en la desobediencia al enviar Junqueras una carta a Rajoy negándose a rendir cuentas a Montoro, mientras que con Puigdemont, sin que el Gobierno de España lo impida, celebran en la Plaza de Toros de Tarragona un acto unitario independentista para abrir la ilegal campaña electoral, pese a la advertencia del Gobierno de que se incurriría en un delito, donde el President, ante miles de seguidores soberanistas (la plaza se llenó con creces), asegura que el prohibido referéndum ilegal se hará y entre un enfervorizado auditorio en defensa del “sí” se pregunta, retando una vez más al Estado de Derecho, “¿alguien cree sinceramente que en el 1-O no votaremos?”. En fin, como si, porque haya una multitud de ladrones, no hubiera que perseguir el robo y, como somos muchos totalitarios, hay que dejarles que actúen al margen de la ley.
            Y ante la gravedad del intolerable golpe de Estado liderado por el Govern de Cataluña, algo insólito en cualquier Estado de Derecho europeo, cada vez son más quienes albergan dudas de si el Estado de Derecho y el resto de sus instituciones (no hay que olvidar que la Generalitat y el Govern son instituciones del Estado de Derecho y están en inadmisible rebeldía contra él), podrán pararlo y con los menos daños posibles para su futuro, pues, de momento, las medidas adoptadas por el Gobierno y la Justicia parece que no hacen mella alguna entre los gobernantes independentistas totalitarios. De momento, ante la negativa de Junqueras a rendir cuentas a Montoro, Hacienda se encargará de hacer los pagos a proveedores y servicios públicos, respondiendo a la negativa del Vicepresident de remitir semanalmente a Hacienda el informe de los gastos del FLA con la asunción directa del control del pago a los proveedores y los servicios públicos, para que no se vean perjudicados por la manifiesta rebeldía de Junqueras y, por tanto, suprimiendo las transferencias corrientes al Govern y tomando así el control exhaustivo de las cuentas de la Generalitat; la decisión de Junqueras de no informar de cada partida de gastos acarrea desde multas a responsabilidades penales. Además Fiscalía cita a los alcaldes independentistas, ordenando Maza que se investigue a los que apoyan el referéndum ilegal, mandando interrogar a quienes lo respaldan y ordenando a los Mossos detener a los alcaldes que no comparezcan o se nieguen a declarar por el 1-O. Por su parte el Tribunal Constitucional prepara medidas contra los vocales de la Junta Electoral catalana y pide a la Sindicatura Electoral que explique por qué no frena sus actividades, invocando por primera vez los magistrados el artículo 92.4 de su ley reguladora al apercibir a los miembros de “la Junta electoral catalana”, mientras abre la vía para suspender a Puigdemont, poniendo en marcha el mecanismo que les faculta para multar o suspender temporalmente a cargos que desobedezcan. Asimismo Rajoy envía dos cartas (dos avisos en 24 horas a los funcionarios municipales) amparando a los interventores y exigiéndoles que cumplan la Ley, mientras la Guardia Civil por orden judicial clausura la web del referéndum y el Govern reabre en una hora nuevas réplicas….
            Pero ninguna de las medidas adoptadas hasta ahora hace cambiar un ápice la predisposición a consolidar el golpe de Estado a sus promotores, mientras, iniciada la ilegal campaña electoral, se puede ver publicidad en el metro de Barcelona, y ante la noticia de que el Gobierno de Rajoy está dispuesto a cortar la luz a los centros de votación ilegales y de que estudia pedir a los jueces permiso para bloquear los servidores informáticos, recibe la chulesca respuesta de Puigdemont de que así será una jornada “romántica”. Entretanto el Rey Felipe manifiesta que “la Constitución prevalecerá ante quienes quiebran la convivencia”, en tanto que Rajoy no se cierra a la reforma de la Carta Magna, pero cree que será pirotecnia política, mientras Juncker recuerda que en Europa el Estado de Derecho es obligatorio y no una opción, pues “Europa se basa en el Estado de Derecho y en el respeto a la Ley” e insta a la unidad de los 27 estados miembros de la UE para apuntalar el euro tras el Brexit y desmonta a los independentistas afirmando que “la Comisión acata lo que diga el Constitucional” (como ya han hecho otras autoridades europeas e internacionales)… y a todo ello se añade las asociaciones de jueces invitando a los ciudadanos a desobedecer al Govern y diciendo que la Generalitat “ha perdido el carácter de autoridad”, mientras hasta el mismísimo Urkullu pide ser honestos y reconocer que la consulta “no tiene las garantías debidas”, lo que ha provocado las furibundas críticas de Rufián, acusándole con su habitual estilo navajero de colaborar con el PP. Sin embargo, todo en vano, pues aunque el mundo mundial esté en contra del golpe de Estado que pretenden los Puigdemont, los Junqueras, los Anna Gabrieles o los Rufianes de turno, la única y soberana razón está de parte de sus visionarias formas de entender la convivencia, la paz y la libertad y, por tanto, el mundo mundial está equivocado y se convierte, como todo aquel que discrepe, en un enemigo público al que hay que menospreciar por su indignidad considerándolo como ciudadano de segunda, tal como hacen en Cataluña con quienes, sintiéndose catalanes y por tanto españoles, critican o no se suman a su orgía totalitaria independentista.
            En lo que se refiere a otros asuntos cabe citar que la ruta española de las pateras alcanza ya cifras record similares a 2008; que el asesino de la maleta de Valencia escribía libros sobre crímenes con un asesino que conoció en la cárcel; que los planes de pensiones podrán retirarse a los diez años; que el “hombre fuerte” de Mas reconoce ante el juez reuniones en el “caso del 3%”; y que los funcionarios tendrán una subida fija y otra variable, según la oferta que les hace Hacienda, que pretende pactar una subida del 2%. 
            Y en asuntos del exterior, mientras Alemania y Francia quieren prolongar el control de las fronteras, justificando la propuesta por la amenaza del terrorismo en Europa, Rusia, junto a Bielorrusia, exhibe su poderío militar en las mismísimas puertas de la UE al iniciar una semana de impresionantes maniobras militares en la frontera de la Unión, que la OTAN calcula en más de 100.000 uniformados.
            En cuanto a los deportes se refiere, destacar que en futbol y en la fase de grupos de Champions el Real Madrid derrota, 3-0, al Apoel con dos goles de Ronaldo, y el Sevilla empata, 2-2, en Liverpool; y en semifinales del Eurobasket la gloriosa selección española es arrollada por la de Eslovenia, 72-92, y tendrá que luchar sólo por el bronce.
                                                Jorge Cremades Sena

miércoles, 13 de septiembre de 2017

PRESIDENT, DEJE EN PAZ A LOS ALCALDES



                        De todo lo acontecido en la celebración de la Diada, que algunos califican como “de la división” (ya hay algunas otras que podrían calificarse como tales), me voy a quedar con la frase que la alcaldesa socialista de Hospitalet, Nuria Marín, le dijo a Puigdemont: “President, deje en paz a los alcaldes”. Y me quedo con la frase por su oportunidad ya que, siendo los alcaldes los gobernantes más cercanos y directos al pueblo, están siendo objeto de acoso intolerable por parte del Govern de Cataluña y por grupos callejeros exaltados de afines al independentismo ilegal que preconiza, especialmente aquellos que, como el de Hospitalet, deciden ponerse de parte de la Ley, y por tanto de la Democracia, en vez de apostar por el desacato a la legalidad establecida y a las decisiones de los tribunales, y por tanto a la Barbarie, que promociona el President y su seleccionado grupo de personas que forman el Govern de Cataluña tras haber purgado a todo aquel que simplemente discrepara con ellos. En efecto, suspendidas por el Tribunal Constitucional, tanto la Ley del Referéndum como el bodrio de Ley de Transitoriedad, y admitidas por el Tribunal Superior catalán querellas contra el Govern, que incluso implican cárcel, todos los cargos públicos y, por supuesto, los alcaldes han sido avisados por Fiscalía de los riesgos que corren si colaboran con el ilegal referéndum del 1-O, mientras el Govern les pide que indiquen qué locales cederá cada Ayuntamiento (mal síntoma ya de la ilegalidad que piensan cometer, ya que en elecciones legales ya sabe cada alcalde qué locales públicos tradicionalmente se suelen ceder y ninguna autoridad superior se los pide) para celebrar la ilegal votación, y ante semejante dilema, los alcaldes demócratas, entre los que se encuentran los socialistas, han optado obviamente por no ceder locales para cometer semejantes delitos, como el de prevaricación, desobediencia, cuando no el de malversación de recursos públicos. Desde el punto de vista del totalitario independentismo, grave decisión por parte de los alcaldes del PSC al rebelarse contra la “intimidación y las amenazas” del separatismo, mientras que los alcaldes independentistas, que gobiernan especialmente en los pueblos más pequeños, ya han respondido a Puigdemont que cuente con su colaboración, quedando la incógnita del Ayuntamiento de Barcelona, pues Ada Colau, sabedora de lo que se juega a nivel personal, deja todavía dudas sobre dicha colaboración, mientras critica a Junts pel Sí por olvidar a la mitad de los catalanes, aunque no tenga reparo alguno para reivindicar con su socio Pablo Iglesias en la Diada un “visca Catalunya lliure y sobirana”, lo que como Jefe de Podemos habrá de explicarle al resto de España en el futuro, mientras un juez prohíbe a Carmena ceder edificios municipales para celebrar un acto pro 1-O en Madrid. Y es que, ya ven, Dios los cría y ellos se juntan con un discurso diferente en cada lugar. Por tanto, mientras Nuria Marín se encara con Puigdemont, Ada Colau sigue sin aclarar si cederá locales, aunque afirma que hará lo posible para que se vote, en tanto que Sánchez, a pesar de la contundente apuesta de los alcaldes socialistas por la democracia, pone un pequeño borrón ya que, parece ser, quiere mantener el pacto con Colau aunque ésta decida finalmente tirarse al monte y colaborar con el 1-O, cuando todos debieran saber que, en democracia, cumplir la ley no es una opción sino una obligación.
            Entretanto se celebró la Diada, que algunos califican “de la desobediencia”, con Puigdemont a la cabeza llevando a las calles su insurrección al Estado de Derecho y liderando una multitudinaria manifestación, aunque menos numerosa que otros años, y afirmando que “esta es la fuerza de la gente, el mejor impulso para el 1-O”, como si todos los que no acudieron, que obviamente son muchísimos más, no tuvieran fuerza alguna. En efecto, los independentistas imponen una celebración exclusiva para los partidarios del referéndum ilegal, aunque la participación frustra de alguna forma las expectativas, ya que la propia Generalitat la cifra en 800.000 asistentes menos que en 2014 (según la policía urbana 1.000.000 frente al 1.800.000 de entonces; y según Delegación del Gobierno 350.000, frente a los 370.000 anteriores; en todo caso, menos que entonces, reconociendo la Generalitat el retroceso), pues lamentablemente el independentismo se apodera de la fiesta de todos los catalanes suplantando la señera por la estelada en la Diada, evidenciando que Cataluña pierde ya hasta su propia bandera. Y es que la desobediencia, no es el mejor de los caminos, por lo que hasta muchos nacionalistas convencidos no tienen claro este reto antidemocrático al Estado. Y, como era de esperar, la Fiscalía ordena a los Mossos impedir el 1-O e insta a Trapero, su Mayor o Jefe, la retirada de las urnas e impedir cualquier preparativo de la consulta, por lo que éste obviamente acata la orden y ordena cumplirla a sus mossos. Por su parte el Govern, usa el terrorismo (la Sagrada Familia ha tenido que ser desalojada por una alerta de “baja intensidad”) diciendo que su policía está para perseguir terroristas y no para impedir consultas, mientras sigue desobedeciendo las sentencias y la Generalitat evita publicar la suspensión de la Ley del Referéndum, TV3 se niega a retirar el spot del 1-O y los interventores afirman que no saben de dónde vienen los fondos de la web del referéndum.
            Y mientras el Gobierno de España, como es su deber, estrecha el cerco sobre los secesionistas, manteniendo a los policías y guardias civiles enviados para la Diada e instando al Mayor de los Mossos a impedir el referéndum, Rafa Nadal dice que “España es mejor con Cataluña y Cataluña mejor con España” que “el 1-O no debería producirse, es como saltarse un semáforo rojo”; por su parte las multinacionales de EEUU avisan de que pueden irse en 24 horas, pues las sedes de dichas empresas en Cataluña recelan ante la inseguridad jurídica generada por la Generalitat. Y todo esto, mientras ANV y Omnium necesitarían recaudar más de 13 millones para socorrer a Artur Mas, que es el montante entre la multa y los impuestos, ya que Mas pagaría hasta 8´3 millones al fisco si acepta la donación de los soberanistas. Por otro lado, según NCReport, la mayoría de españoles exige más firmeza y más contundencia por parte de la justicia: el 65´3% frente al 28´9% le preocupa la situación en Cataluña; el 80´1% frente al 12´9% dice que Cataluña no es una nación; el 70´1% frente al 15´2% cree que los independentistas pretenden burlarse del Estado; el 57´2% cree que el desafío soberanista ha de solucionarse aplicando la ley, frente al 32´8% que se soluciona con diálogo; y el 74´7% frente al 9´3% considera que la justicia debería actuar con mayor rigor.
            En cuanto a otros asuntos se refiere cabe citar que el famoso 3% se urdió en Cataluña “al más alto nivel político” pues Anticorrupción y el juez afirman que la trama la montaron “personas de gran poderío en CDC” (hoy llamada PDeCAT para disimular) que cobraban por dar “información privilegiada”; que en Valencia es asesinado el policía que investigaba el hallazgo de un torso humano en una maleta; que los funcionarios piden una subida salarial del 20% en tres años, mientras Hacienda les ofrece un incremento vinculado al crecimiento de la Economía, estimado en el 2´5% anual en dicho periodo; que el 35% de los jóvenes españoles no tiene ni Bachillerato ni Formación Profesional, pues sólo el 12% se matricula en FP frente al 26% de la media de los países de la OCDE; que una sanitaria española cooperante en Afganistán es asesinada a tiros por su paciente; que el Banco Popular registra pérdidas record de 12.218 millones en el primer trimestre; y que un solo impago es insuficiente para ejecutar la hipoteca, pues el juzgado especial de Madrid anula la cláusula de una hipoteca que permitía a Bankia ejecutarla con un solo impago de los clientes.
            Y en el exterior cabe destacar que Turquía comprará a Rusia sistemas de defensa antiaérea, una medida que supone un claro desafío a sus vínculos con la OTAN; que Macron se enfrenta a su primera huelga por la reforma laboral; y que Juncker prepara la revitalización de la UE tras una década de parón.
            Respecto a los deportes, Marc Gasol, dando un recital, tumba a Alemania y mete a España en la décima semifinal consecutiva del Eurobasket; y en la Champions de Fútbol, en la fase de grupos, el Barça golea a la Juve, 3-0, en el Camp Nou, gracias a un genial Messi, mientras el Atlético de Madrid empata, 0-0, en Roma
                                                Jorge Cremades Sena