domingo, 4 de diciembre de 2016

SOCIOS VARIABLES



                        Si tenemos el gobierno en minoría que tenemos es porque los distintos partidos con representación parlamentaria así lo han querido ya que sólo fueron capaces de hilvanar una precaria investidura para quedar libre cada uno de ellos de hipotecas programáticas durante la legislatura. Ante semejante coyuntura el Gobierno de Rajoy ha decidido apostar por la política de “socios variables” para ir sacando adelante sus diferentes propuestas o las de unos u otros, tal como se constata en no pocos asuntos decididos en estos últimos días. Es la única forma de alargar la Legislatura, por lo que además de mantener su acuerdo con Ciudadanos (las 150 medidas pactadas a cambio del “sí” a la investidura), tenderá la mano al PSOE, como viene sucediendo últimamente, por más que cualquier pacto PP-PSOE margine obviamente a Podemos y Ciudadanos, con el consecuente mosqueo en sus filas. La política de “socios variables” es pues la lógica ante la carencia de un pacto gubernamental estable y permanente, lo que no significa ir a favor o en contra de unos u otros, tal como algunos quieren venderlo, sino ir a favor del sentido común y la razón para que cada quien apechugue con sus responsabilidades a la hora de cooperar o no en las distintas propuestas susceptibles de aprobación o rechazo, que habrán de explicar a los ciudadanos para que tomen nota de cara al futuro. Un futuro que según las encuestas (la última de Metroscopia) el PP se mantiene en cabeza en intención de voto y el PSOE contiene la hemorragia electoral de sus manifiestamente erradas políticas de frentismo e irresponsabilidad. Pues bien, con esta política de “socios variables” el PP y PSOE, los dos partidos más votados, vuelven a dominar la acción política y, de momento, los mayores logros y avances en los Presupuestos, asunto urgente y prioritario, son fruto del acuerdo entre ambos. De entrada, Rajoy centra la subida de impuestos en las empresas y consumidores que pagarán 5.000 millones más en impuestos; es el nuevo ajuste para 2017, ya que el Gobierno apuesta por cumplir con Bruselas mediante una subida fiscal, que disgusta a patronal y contribuyentes, sin recortar el gasto (sociedades pagarán 4.650 millones más al limitarse las deducciones fiscales; tabaco subirá un 2´5% y bebidas de más graduación como ron, whisky y ginebra un 5%; para bebidas azucaradas se creará una tasa para “luchar contra la obesidad” esperando recaudar 200 millones, y en cuanto a las cotizaciones subirá la base máxima un 3% y la mínima un 8% que reportará a la Seguridad Social 400 millones) con el objetivo de recaudar unos 7.000 millones. El PSOE votará “sí” en el Congreso a dicha subida fiscal y a la senda de déficit pactada con el PP y quien no esté de acuerdo que diga su plan alternativo a dicha propuesta razonada y razonable, pues lo que ya no vale es decir “no” sin aportar solución alguna, tal como hace Unidos Podemos, por ejemplo.
            En cuanto al otro asunto candente, el del modelo territorial del Estado, según una encuesta de NCReport, el 81% de los españoles rechaza cambiar la Carta Magna para hacer un referéndum en Cataluña, pues la mayoría de los españoles cree que sustancialmente el texto del 78 aún está vigente aunque apoyen que se hagan cambios (una cuestión es hacer los retoques necesarios y otra bien distinta satisfacer los objetivos totalitarios de los independentistas); el 68% apuesta por mantener el modelo de Estado actual y más de un 80% niega la nación catalana; en todo caso más del 40% reconoce que no ha leído la Constitución y los más jóvenes piden que se vuelva a votar. Así las cosas, aunque sólo se trate de encuestas, mientras ETA “despide” a Ternera, el etarra más buscado, y deja de pagarle 1.500 euros mensuales, el lehendakari Urkullu dice que “en un mundo globalizado, la independencia es imposible” aunque mantiene que “Rajoy tiene que asumir la renovación del modelo de Estado”.
            Y mientras salta la alarma en Génova, la sede del PP, por la posible imputación del Presidente de Murcia, salta a la palestra que Cristiano Ronaldo elude impuestos con sociedades en las Islas Vígenes, intentando ocultar ingresos millonarios por derechos de imagen entre 2009 y 2014, por lo que Hacienda abrió hace un año una investigación al jugador sobre las declaraciones de la Renta entre 2011 y 2013, estando también Mourinho y Ozil, entre otros, en el punto de mira entre quienes también utilizaron esquemas parecidos de elusión fiscal; ya ven, se suman así a los Messi, Neymar, etc de turno, y es que, está claro, quien más tiene, más quiere, cuando, como verdaderos ídolo de lujo para millones y millones de personas, debieran ser los primeros en dar ejemplo a la ciudadanía desde su atalaya privilegiada.
            Por lo que se refiere a asuntos del exterior, mientras el Gobierno quiere que los Reyes viajen a Cuba en 2017 (la visita sería la primera de un Jefe de Estado español y se considera urgente para no perder el liderazgo inversor en la isla), cabe destacar que estamos ante los últimos días de la rebelde Alepo en Siria; que Francia está a la espera de Valls para consolidar la candidatura socialista presidencial; que Trump consolida la línea dura con un halcón en el Pentágono y nombra Secretario de Defensa al general James Mattis, apodado “Perro Rabioso” o “Perro Loco”; que Morenés irá a la embajada de España en EEUU; y que Europa teme que Italia se convierta en otro foco de inestabilidad y está en vilo por el referéndum sobre la reforma política, convertido en un plebiscito sobre Renzi, así como por las elecciones en Austria que pueden dar al país un gobierno de extrema derecha, con todo lo que ello supondría de cara al futuro.
            Y en lo que al futbol se refiere el Madrid de Zidane encadena 33 partidos sin perder tras empatar 1-1 en el Camp Nou con el Barça con un gol de Sergio Ramos en el minuto noventa.
                                       Jorge Cremades Sena