jueves, 23 de marzo de 2017

INHABILITACIONES SOBERANISTAS



                        Mientras se van dictando las pertinentes sentencias de inhabilitación por el simulacro de ilegal referéndum del 9-N, vetado por la ley, a cuyo veto legal hicieron oídos sordos, como ya es costumbre, los totalitarios dirigentes independentistas que gobiernan la Generalitat catalana, va aumentando su osadía, que contrasta con la tibieza de las referidas condenas, dando la sensación de que el Estado de Derecho democrático español juega en desventaja ante semejantes personajes ultramontanos. Ahora resulta (y suena a burla) que Artur Mas va a recurrir su inhabilitación porque, según él, se ha vulnerado la Constitución, cuando está acostumbrado a darle patadas a la misma siempre que le viene en gana (y ahora le vale para apelar a quién sabe qué derechos personales contemplados se le han vulnerado, según él). Entretanto el Tribunal Supremo avala la línea blanda contra este proceso ilegal independentista y condena a Homs sólo a un año y un mes de inhabilitación por desobediencia (él dice que es por sus ideas) y lo absuelve, como a Mas, del delito de prevaricación, lo que, en todo caso conlleva privarle de su escaño en el Congreso por incumplir las leyes, aunque él dice que seguirá asistiendo a la Cámara a pesar de todo. Por otro lado, como es lógico, el Gobierno rechaza por inconstitucional la vía escocesa, pues, según la Vicepresidenta Santamaría, “diálogo no es exigir lo que no se puede dar” (sustancial diferencia con el Reino Unido), en tanto que PP y PSOE invitan a Puigdemont a un debate formal en el Senado sobre su plan de ruptura, que el President rechaza, pues él quería y así lo había pedido que le dejaran pronunciar una conferencia propagandística al respecto (pero no un debate) en la Cámara Alta. No obstante Rajoy aprobará un paquete de infraestructuras para Cataluña, que anunciará, entre otras medidas (entre las que está el Corredor del Mediterráneo), en un acto en Barcelona la próxima semana, al que Moncloa invita a Junqueras, coincidiendo con la presentación de los Presupuestos, donde el Gobierno quiere reflejar el lógico compromiso con los catalanes (como con el resto de españoles), primeras víctimas de las irresponsables decisiones de sus gobernantes independentistas totalitarios. Y entretanto el Parlament, que, por cierto, paga cuatro veces más a los partidos que el Congreso (los subvencionó con 15´8 millones el año pasado, 117.318 euros por diputado, frente a los 26.609 de la Cámara Baja, lo que Convivencia Cívica Catalana denuncia como una “financiación encubierta” que multiplica las ayudas del resto de cámaras autonómicas), desoyendo sus propios informes jurídicos aprueba partidas presupuestarias para realizar el anunciado ilegal referéndum antes de que finalice este año. En fin, o se cambian las leyes para defender mejor el Estado de Derecho, o estamos, en definitiva, ante una muerte anunciada del mismo o, al menos, ante una grave enfermedad difícil de curar.
            Y, en medio de este desolador panorama político, el peligroso desencuentro interno del PSOE complica más aún las perspectivas de futuro, pues incluso ya se teme en el partido que Sánchez fuerce una escisión si pierde las primarias, pues los pedristas, sin rubor alguno, reconocen ya que su proyecto “va más allá” y, por tanto, darán la batalla si no logran la Secretaría General; de momento, Pedro seguirá recaudando fuera del control del PSOE, manteniendo así el crowdfunding ante la falta de acuerdo con la Gestora, que le exige por burofax que se someta a lo legalmente establecido. Ya ven en qué ambiente interno se desarrollarán las primarias y las previsibles consecuencias que ya se auguran si Sánchez pierde, aunque algunos temen que serían aún peores si Sánchez gana. Por su parte Podemos, que se frota las manos ante las desavenencias internas de los socialistas (cuanto peor, mejor), considera víctimas a los agresores de los guardias civiles de Alsasua, equiparándolos con sus víctimas al calificarlos asimismo como “víctimas” y, como tales, el propio Iglesias recibe a sus familiares mientras los abertzales agresores son juzgados por acto terrorista.
            Entretanto, aunque Rajoy no presionará al PSOE con los Presupuestos para no dañar a Susana Díaz, el Gobierno sigue sufriendo nuevas derrotas en votaciones en el Congreso, quedándose solo en el rechazo a las dos proposiciones de ley de PSOE y PNV para derogar la Ley de Seguridad Ciudadana, conocida como “ley mordaza”; aunque cada vez son más las voces que piden que, ante esta insostenible situación, haya un adelanto electoral y que cada partido apechugue con sus responsabilidades, pues nadie entiende, por ejemplo, que, teniendo que cumplir con una sentencia de la UE para liberalizar la estiba en España, se rechace el decreto, que Bruselas aceptaba, con la abstención de Ciudadanos y la absurda condición del PSOE de rechazarlo hasta que haya un acuerdo entre patronal y sindicatos, lo que supone una sustanciosa multa a España de miles y miles de millones diarios que obviamente habremos de pagar todos los españoles…. ¿Y sí no se ponen de acuerdo patronal y sindicatos? En fin, lo cierto es que el sobrecoste laboral de los estibadores es de 286 millones, calculándose que la descarga cuesta un 400 % más que otros medios logísticos, y Fomento, tras el fracaso de las retomadas negociaciones tras el rechazo del decreto, ve “insalvables” las diferencias con los estibadores, pues, por pura lógica, si cuentan con la seguridad de que no se va a aprobar la extinción de su monopolio hasta que no lleguen a un acuerdo, nadie voluntariamente renunciaría a sus privilegios laborales monopolísticos.
            Por cierto, hablando de pagos que innecesariamente debemos afrontar todos los españoles por flagrantes irresponsabilidades de unos u otros, como el caso de la estiba, la negligencia de la pintoresca exministra socialista Magdalena Álvarez le costará al Estado, es decir, a todos nosotros, nada menos que 1.500 millones de euros, pues una sentencia judicial le obliga a compensar a Abertis por la caída del tráfico en la AP-7….el Consejo de Estado advirtió a la exministra de Fomento de que el contrato era lesivo para el interés público, aunque ella “antes partía que doblá” (una de sus múltiples ocurrencias) hizo caso omiso. Ya dijo otra ministra socialista, Carmen Calvo, que “estamos manejando dinero público, y el dinero público no es de nadie” (sin comentarios). Ahora, a pagar todos los españoles.
            En cuanto a otros asuntos se refiere cabe citar que Josep Pujol operaba en Andorra bajo el pseudónimo de “Rocabily”; que el Constitucional elige presidente al conservador González Rivas; que el etarra David Urdin, jefe de zulos, será el encargado del desarme; que la Fiscalía retira los cargos contra el padre Román por falta de pruebas; que la Seguridad Social cerró 2016 con el mayor déficit de su historia, con un agujero de 19.000 millones de euros equivalente al 17% del PIB, lo que urge a resolver el sistema público de pensiones ya que el fondo de reserva se ha vaciado un 78% en cinco años; que Arturo Fernández, ex presidente de la patronal madrileña, confirma al juez las donaciones al partido de Esperanza Aguirre al declarar que “dábamos dinero a la fundación del PP para quedar bien con el establishment; que el Fiscal pide cuatro años de cárcel para Narcís Serra por los sobresueldos en Catalunya Caixa; y que la Armada española acomete un despliegue histórico, la mayor actividad en tiempo de paz con doce buques y casi 2.000 efectivos que llevan nuestra bandera en los cinco continentes y en la Antártida, un verdadero hito cuantitativo y cualitativo en la defensa exterior.
            Y en asuntos del exterior, aunque a todos nos concierne en este turbulento mundo globalizado, destaca un nuevo atentado que se ha llevado a cabo en Londres, donde un yihadista atropella con su coche a decenas de transeúntes en el puente de Westminster y tras estrellar el coche contra la verja del Parlamento accede al jardín y asesina a cuchilladas a un agente antes de caer abatido a tiros por sus compañeros. El yihadismo, que obliga por un breve tiempo a cerrar el primer Parlamento del mundo, donde los diputados quedaron retenidos en el recinto varias horas por razones de seguridad y la sesión parlamentaria tuvo que ser suspendida en tanto que la primera ministra Theresa May tuvo que ser evacuada, ataca así los pilares de la democracia y siembra el terror en Westminster, dejando varios muertos y decenas de heridos en un atentado similar a los cometidos en Niza y Berlín. En fin, como para seguir jugando, como hacen algunos, con las leyes de Seguridad Ciudadana…. ¡y luego lo lamentamos! Mientras tanto, empieza la cuenta atrás del Brexit el 29-M fecha en la que May invocará el artículo 50 que activa el proceso de salida de la UE. Por cierto, ya que hablamos de la UE, menuda polémica la que se ha montado tras las indeseables afirmaciones de Dijsselbloem, el presidente del Eurogrupo, de que “los países del sur se gastan las ayudas en mujeres y alcohol”, provocando una exigencia casi unánime de dimisión por ofender a dichos países mediterráneos en pleno debate sobre su relevo al frente del Eurogrupo; el holandés se niega a retractarse de sus palabras y, aunque se disculpa con la boca pequeña, se niega a dimitir justificándose con que “yo siempre soy directo” y que se le ha malinterpretado.
            En cuanto a otros asuntos del exterior se refiere cabe citar que el FBI investiga la injerencia de Rusia en la campaña electoral de Trump y el director de la agencia, James Comey, desmiente al mismísimo presidente de EEUU negando que el equipo de Obama espiara sus comunicaciones; que EEUU prohíbe los ordenadores en vuelos procedentes de Oriente Próximo, y Reino Unido se suma a la iniciativa de impedir llevar en cabina grandes aparatos electrónicos como tablets o portátiles, que tendrán que ser facturados en viajes directos de ocho países musulmanes de Oriente Medio; que quien fuera enemigo número uno de Reino Unido cuando en los 70 paseaba por las calles del Ulster con un revolver, el viejo terrorista del IRA Martin McGuinnes, y que acabó forjando la paz en Irlanda del Norte, recibe el homenaje oficial tras su muerte; y que la sórdida campaña electoral en Francia no deja de sorprender al mundo entero: en el debate clave de la misma se percibe la alta tensión entre Macron y Le Pen, mientras se conoce que Fillon cobró 46.500 euros de un millonario libanés por presentarle a Putin y mientras dimite el ministro del Interior, Le Roux, por contratar como asesoras a sus dos hijas adolescentes…¡peor, imposible!
                                                Jorge Cremades Sena